Pago, copago y mucha tristeza

 

6973931435_1b24fa777a_z

Después de retorcerse durante algunas horas, por fin da la voz de alarma. Esta embarazada de cinco meses, los dolores son cada vez más fuertes, no resiste más. En esas circunstancias uno no esta en condiciones de dormir, así que aliviado, de alguna manera, ya estas de pie y vistiéndote cuando indica que es mejor acercarse a urgencias.

Es un embarazo un tanto engorroso. Dejémoslo en un falso positivo en todo; la prisa apremia. Corremos al vehículo más cercano y ponemos rumbo al hospital Virgen de La Arrixaca. En la puerta de urgencias del maternal se  baja del vehículo retorciéndose de dolor. Es la una de la mañana, mes de octubre, la noche refresca.

Al ver la situación decido estacionar momentáneamente, la ayudo a entrar, una vez en el mostrador, dos personas aparecen detrás el cristal, la dejo en sus manos y me dirijo a quitar el vehículo. 

Consigo estacionar y vuelvo. Las dos personas siguen detrás del cristal, no han considerado que fuera necesario colaborar con la difícil movilidad de nuestra embarazada.

El paisaje es de verdadero estupor, mujeres gritando, madres quitando el sudor a sus hijas, maridos, hermanos, amigos dando vueltas de aquí para allá. La puerta empieza a llenarse de personas fumando (creo que esto incumple alguna ley). Un caballero se pelea con la máquina del agua, ha depositado su moneda pero no obtiene la recompensa. Cabreado zarandea la máquina y se va a reclamar. A lo largo de la noche esta circunstancia se repetirá en varias ocasiones y el primer caballero asesorará al resto con el proceder necesario para recuperar sus ingresos.

Las horas pasan, no sabemos nada, al cabo de 2 horas decido acercarme al mostrador donde siguen los dos caballeros. Son las tres de la mañana. Les pregunto amablemente que si pueden decirme cuando más o menos seremos atendidos. Sin dejar de mirarse el uno al otro, se dirigen a mi para indicarme, que eso ya no es cosa suya, una vez dentro, la enfermera es la responsable de llamar.

Una hora más, y van 3. Decido adentrarme en el edificio y buscar a la enfermera. Cual es mi sorpresa al encontrarme sólo. La enfermera no está. Tras unos minutos de tragar saliva y no saber donde esconder la cabeza, paro a una chica que corre por allí, va cargada con material sanitario. Le pregunto donde esta la enfermera, sin detenerse ni mirar atrás, atina a indicarme que la enfermera esta atendiendo en una cesaría de urgencias porque no hay suficiente personal.

Blanco y sin querer reproducir lo acontecido vuelvo a mi sitio. Una pareja joven, algo más de veinte años descansa a mi derecha, cuando llegué ya estaban allí. Seguimos juntos una hora más, y van 4. En esto que se escucha un nombre por megafonía, el primero en horas. Es la chica que hay junto a mi, su pareja me mira con perplejidad, mira a la embarazada que hay a mi lado y nos indica: “nosotros llevamos aquí 7 horas”

Embarazada de cinco meses, en grupo de riesgo por posible cardiopatía del feto y con lo que resultarían ser contracciones de parto, abandona lasurgencias tras 5 horas de espera. El dolor se ha reducido, un poco,  prefiere volver a su cama que seguir en esa incomoda silla.

Unas horas después nuestra embarazada es ingresada en un hospital perteneciente a una compañía privada. La medican para frenar las coartaciones, tratamiento que llevará hasta dar a luz. 

En este país pagamos mensualmente para mantener una sanidad pública y de calidad. Hasta donde llegan mis recuerdos, apenas puedo encontrar un anuncio perteneciente a seguros de sanidad privada. En los últimos años, no sólo los encuentro a borbotones, sino que ocupan los espacios más significativos y caros, como el último o primer anuncio del año. ¿Hay algo que los gobiernos nos quieran contar? ¿No es absurdo realizar pago, copago y necesitar un seguro privado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: