Spiriman, yo te saludo

spiriman2bse2bdirige2ba2blos2bconcentrados2bante2bel2bjuzgado2ba2bhombros2bde2bun2bpolic25c325ada2befe02

El hijo bastardo de Don Quijote, sobrino lejano de Superlópez. Todos aquellos que hemos crecido entre super héroes de Marvel, necesitábamos con ahínco ver levantarse la sombra lejana de un héroe nacional. En el país de la sátira, donde nos encarcelan por bromear, la casta del Capitán Trueno inicia la reconquista desde la última ciudad tomada.

Si pudiéramos trazar tu árbol genealógico, visualizar una bosquejo de ADN, seguro que la sangre del Jabato corre viva y voraz por tus venas, igual que tu voz lo hace por las redes. Como tus ancestros te levantaste contra el imperio, no el romano, si el del miedo, la mentira y la corrupción. El imperio del dinero sobre todas las cosas.

Ya has quedado retratado, la máquina de heces imperial se ha puesto en marcha. Lo que no se invierte en tu pueblo, se invierte en ocultar tus verdades, tu existencia, proclamar mentiras y derramar vertidos tóxicos sobre tu persona.

Contigo aprendimos que cuando nos hablan de fusión quieren decir recortes y privatización. Que las personas validas en este país acaban en el paro o deben huir a destinos lejanos, porque los puestos de responsabilidad son para primos, hermanos y cuñados. Que los brazos de la politización son muy largos, tanto como para evitar que los medios hablen de lo que estas haciendo, pero dediquen páginas enteras a difamarte con verdaderas mentiras.

Has conseguido despertarnos del letargo al que estamos sometidos, demostrarnos que ser “anti-sistema” no es un término despectivo si el sistema es un término corrupto. Te hemos escuchado hablar del “cortijo”, de la “trama corrupta” o gritar “¿dónde coño esta el dinero?”, te has revelado contra los poderes establecidos y no duermes entre barrotes. En este país, esto sólo puede significar una cosa. Que eres un super-hombre o que algo o mucho de verdad hay en tus palabras.

El hombre que se levanto para defender una sanidad digna y pública. El médico, padre, soñador… que no tenías necesidad de meterte en camisa de once varas. El luchador incansable que soportas las amenazas. A ti y a aquellos que son como tú, a vosotros, a los héroes, como aquel bombero que estampo la pegatina de no mas desahucios. A esos funcionarios que destaparon la corrupción de este país, a los jueces y fiscales que se atrevieron a perseguirla. A ti, Spiriman, Don Jesús Candel, que no necesitas esconderte bajo una mascara. Yo te saludo y brindo pleitesía.

Y ante el policía que te saco a hombros del juzgado, yo me arrodillo.

Mundo Impar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: